jueves, 5 de enero de 2012

Propósito de 2012: “Buscar trabajo”

Casi cinco millones de españoles debieron tomarse las uvas con un único deseo en la mente para 2012: encontrar un puesto de trabajo. La tarea no parece fácil en un ejercicio en el que todos los pronósticos auguran que la tasa de paro superará el 21,5% actual para situarse en el entorno del 23%. Sin embargo, los expertos llaman a no caer en el desánimo y recuerdan que siempre existen oportunidades de trabajo, incluso en años tan negros para el empleo como lo fue 2011, cuando pese a todo se formalizaron 13 millones de contratos.

Alberto Pérez es un joven arquitecto vallisoletano de 29 años. Se quedó sin empleo hace dos años, cuando el estudio en el que trabajaba empezó a ver cómo descendía vertiginosamente el volumen de contratos. Tras una búsqueda infructuosa –que incluso le llevó a vender tortillas de patatas en Portugal-, por fin acaba de encontrar un puesto de trabajo acorde con su formación, experiencia y ambiciones. Pero está en Suiza. Así que esta misma semana se mudará al extranjero en busca de un futuro mejor, como ya han hecho la mayoría de los compañeros que estudiaron con él, según confiesa. ¿Es emigrar la única solución para los millones de personas que buscan trabajo en España?

Efectivamente, la disponibilidad geográfica es uno de los factores clave, como señala Julio Ros, director de publicaciones del portal Infoempleo. Hay que traspasar las fronteras municipales, provinciales, autonómicas e incluso nacionales, en la medida de lo posible.

De hecho, sólo dentro de España, se estima que entre un 62% y 65% de la oferta de empleo se generará en Madrid, Cataluña, País Vasco y Andalucía, los territorios con más tejido industrial y profesionales cualificados, según Ros, quien ante todo augura que el deterioro del empleo en 2012 será inferior al del año que acaba de terminar.

Otro consejo fundamental en un año marcado por el pesimismo económico es no dejarse llevar por el desánimo. Para evitar desmoralizarse en la búsqueda, Ros recomienda analizar detenidamente cada oferta y postularse únicamente para los puestos en los que el candidato vaya a ser competitivo, con el objetivo de no quemar esfuerzos e ilusiones.

“Si mandamos cincuenta CV cada semana y no nos contesta nadie, nos desmoralizamos y empezamos a pensar que no sirve de nada. Es importante centrarse y buscar la oferta adecuada”, explica Ros.

El segundo consejo de este profesional de Infoempleo es dedicar el esfuerzo ahorrado a personalizar el CV y la carta de presentación de acuerdo con la empresa empleadora. El objetivo es que el seleccionador perciba el interés concreto del demandante por el puesto, así como su capacitación.

En ese sentido, no está de más hacer un seguimiento de la candidatura, haciendo una llamada o una visita al responsable del proceso de selección. Aunque no siempre responderá a la llamada o recibirá al candidato –más bien en raras ocasiones-, hay que dejar un recado a la telefonista para que quede constancia del interés.

“Ahora mismo, hay muchos perfiles profesionales muy buenos para cualquier puesto. Y eso se ve en un papel. Pero con una llamada o una visita, se puede dar la sensación de que se es alguien motivado, con ganas, dinámico, que va a luchar contra la adversidad para sacar a la empresa adelante”, explica Ros.

En todo caso, Susana Sosa, directora de servicio de Adecco Profesional, advierte de que la selección de ofertas para no caer en el desánimo tampoco debe ser demasiado restrictiva, pues hay que tener en cuenta que cuantas más candidaturas se envíen, más posibilidades de éxito hay. Asimismo, el candidato va perdiendo los nervios y mostrándose más cómodo en las entrevistas, a medida que adquiere experiencia en este menester.

La ejecutiva de Adecco también recomienda informarse sobre la situación del mercado laboral y compararla con la propia situación económica y personal antes de darse a la búsqueda, pues un factor de éxito puede ser la flexibilidad tanto salarial como laboral. Una persona dispuesta a cobrar menos o a aceptar un trabajo que no sea “de lo suyo” tendrá más posibilidades de colocarse antes.

Asimismo, Susana Sosa recuerda que la mayor parte de las ofertas de trabajo (en torno al 80%) se encuentran en los portales de empleo, por lo que es absolutamente indispensable tener actualizados los perfiles profesionales y hacer seguimiento de las ofertas en todos ellos. Visitar las páginas web de las empresas que interesen especialmente al candidato y escribirles también es una buena idea, así como estar activo en las redes sociales, donde el boca a boca funciona muy bien. La cuestión es dedicar tiempo diario a la búsqueda y no desistir.

Una vez logrado superar el primer filtro, se trata de aplicar el sentido común en la entrevista: ir adecuadamente vestido, preparar una lista de posibles preguntas, informarse sobre la empresa y el puesto de trabajo al que se opta, así como la persona que va a dirigir la entrevista, etc.
¿Pero dónde comenzar a buscar? Por sectores, la situación respecto a 2011 no ha cambiado demasiado, por lo que las áreas que seguirán generando ofertas de empleo son la industrial, la consultoría, las TIC, el comercio y la alimentación.

Por el contrario, los departamentos que van a vivir menos movimiento son la comunicación, la organización, las compras, los recursos humanos o el departamento de calidad, menos indispensables para el funcionamiento de las empresas.

Otro posible nicho de trabajo de alto nivel es para los directores financieros con experiencia internacional, debido a la necesidad de empresas españolas de abrir el negocio al exterior.

Y mientras se busca trabajo… Formación. El último consejo para terminar 2012 con un puesto de trabajo es dedicar parte del tiempo libre a la formación, pues incrementará las posibilidades de elegibilidad del candidato y le servirá para mantenerse activo.

Fuente: Finanzas

No hay comentarios :

Publicar un comentario