domingo, 18 de diciembre de 2011

El riesgo de exclusión digital de los desempleados españoles

Leo esta semana que según los datos del INE en España una de cada tres personas en paro no ha utilizado internet y un cuarto no ha utilizado nunca un ordenador. Se indica también que los trabajadores sin empleo tienen unas tasas de acceso a las TIC inferiores a las de uso de estas tecnologías por parte de los trabajadores en activo, quedando patente así el difícil acceso a la formación a distancia mediante nuevas tecnologías, o elearning.

Esta exclusión digital de los desempleados le cuesta a la economía española 1.300 millones de euros según estimaciones a las que se llega en un informe titulado “La eficacia del elearning en la formación para el fomento del empleo", teniendo en cuenta costes relacionados con un mayor tiempo para encontrar un empleo por parte de desempleados sin acceso a Internet ni a ordenadores y el coste de oportunidad derivado de no poder acceder a ciclos formativos ofertados por elearning.

El uso de Internet para reciclarse y mejorar las propias capacidades de cara a conseguir un empleo en el futuro es un factor clave. Y es que entre los principales beneficios asociados a la adopción de acciones formativas apoyadas en herramientas tecnológicas, como lo son ordenadores y el acceso a Internet, son la reducción de costes de formación, desplazamientos de los alumnos y profesores y, de los tiempos medios de adquisición de competencias.

Y por si fuera poco y como ya comenté hace tiempo, por primera vez en nuestra historia internet se ha colocado como el medio más utilizado por las empresas para publicar sus ofertas de empleo desplazando a antiguas prácticas como la red de contactos personales, los anuncios en prensa, las empresas de selección y la propia promoción interna.

Si los datos del INE son ciertos, estamos hablando de más de 1 millón de personas sin conocimientos de internet, y de al menos 1 millón que no sabe usar un ordenador. La cuestión es importante. Hace poco observé como en un famoso portal de empleo se requerian 3 fontaneros con experiencia. Entre los requisitos mínimos se exigia conocimiento de internet y saber enviar y recibir correos electrónicos con archivos adjuntos. El requisito no era baladí. Los fontaneros antes de realizar acción alguna, debian realizar diversas fotos del problema y enviarlas a la aseguradora antes de ponerse manos a la obra, y así lo hacian saber en la oferta. Fontaneros, si, pero con competencias digitales. Y esto es solo el principio. Irá a más.

Ya te lo advertí hace tiempo, a ti que posiblemente nunca leeras este blog.

No hay comentarios :

Publicar un comentario